Menu
Blog / Orden y Calma

Objetos y un ejercicio de orden… y calma.

Sobre los objetos y lo que nos hacen sentir.

⠀⠀⠀
Nos acostumbramos a vivir en espacios llenos de objetos que nos sobrepasan, que alimentan una u otra emoción, y a los que nuestra “vista se acostumbra” y los hace desaparecer pero no desaparece la emoción que nos provoca.

Soy de esas personas que se sienten sobrepasadas cuando estoy en situaciones emocionalmente potentes, sean buenas o malas. Cuando las tareas son más de las que puedo manejar. Y especialmente me siento abrumada por la cantidad o variedad de los objetos que me rodean.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Y estoy convencida de que no soy un bicho demasiado raro, que esto que me pasa a mi, seguramente sea bastante común. La cuestión es si nos hemos dado cuenta ya o no de lo que están provocando ciertos objetos en nosotros.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Muchas de las emociones que sentimos al despertarnos por la mañana en nuestra habitación o al llegar por la tarde a casa, no tienen que ver únicamente con cómo se presenta el día, qué tareas tengo que hacer o si estoy satisfecha con la manera en que he resuelto tal cosa. Las emociones que sentimos también tienen que ver con las las sensaciones que nos provocan las cosas que nos rodean.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Haz este ejercicio conmigo.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Este ejercicio tiene dos fases. Hoy te invito a tomar conciencia de lo que te rodea. Únicamente eso. Haz un escaneo visual. Y ahora piensa, en general ¿qué te hace sentir? No tiene que ser bueno o malo puede ser cualquier otra sensación. Busca la palabra concreta, escríbela y déjalo reposar.

Ahora viene la segunda fase. Yo lo hago cada cierto tiempo, cuando me siento molesta en casa y me funciona.

  • Ve a la habitación en la que más horas pasas. Despierta claro.
  • ¿Qué te haría sentir mejor en la habitación en la que estás? Cambiar los muebles por completo, una reforma integral,… Mejor cambiar de casa y acabo antes.

Calma. Vamos a ser prácticos y realistas, que este ejercicio tiene como objetivo hacer pequeños cambios ahora para ganar en calma.

¿Estás en la habitación ya? bien.

  • Cierra los ojos.
  • Recrea esa habitación en tu mente, tal cual está, con todos sus detalles, procura no cambiar nada mentalmente. ¿Ya tienes una foto mental?.
  • Ahora abre los ojos, coge el móvil y haz fotos de toda la habitación, entera, no a los detalles sino al conjunto.


⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Uy ¿han aparecido cosas nuevas? Resulta que hay un montón de objetos que obvias, con los que haces la vista gorda, pero que son, de verdad, una carga, porque en el fondo sabes que están ahí, y sabes lo que supone que estén ahí.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Marca en rojo (en la foto del móvil o mentalmente) los que te dan mal rollo. Tú tienes esa capacidad de intuición, sabes qué te provoca, aunque nunca te lo habías planteado.
Cada cosa te recuerda de donde viene, a donde va, o a dónde te gustaría que fuera.😒
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Ahora practica el orden con consciencia, si con consciencia, digo bien, sobre lo que te rodea, sobre tus posesiones. No te voy a proponer que hagas un declutter intensivo para nada. Pero al menos:
⠀⠀⠀⠀⠀⠀

  • Soluciona lo que puedas solucionar de forma sencilla, en éste momento con lo que tienes a mano. Toca ser creativo. Minidesórdenes, la acumulación de libros en la mesilla, algo que dejaste en el suelo y sigue ahí días después, los dichosos cables que salen por detrás de los muebles, la plancha y su mesa detrás de una puerta. Qué te voy a contar.
  • Sana lo que puedas sanar. Yo conozco a alguien que trabaja esto y la primera vez que me lo contó flipé. Prometo profundizar en este asunto porque me parece superinteresante.


Y por último busca por casa y pon a la vista aquello que te hace rememorar cosas positivas. Elige de forma consciente lo que quieres que sí esté allí en función de lo que te hace sentir, porque va a estar muchas horas formando parte de tu entorno y lo merece. No siempre las cosas de mayor valor ( económico o cultural) son precisamente las que te reconfortan. Toma conciencia de eso y sincérate. Si ese objeto trae demasiada cola mental, quítala. No hace falta que te deshagas de ella. Por ahora simplemente no la tengas a la vista.

Entonces revisa en unos días si ha cambiado en algo tu emoción con respecto a ese espacio.

Espero de verdad que te sirva y te ayude a ganar un poquitín de calma instantánea.

No Comments

    Leave a Reply